martes, 15 de agosto de 2017

iPhone y Apple Watch se separan


El Apple Watch es el reloj inteligente de Apple que más está gustando en el mercado. Sin embargo tenía hasta ahora un importante requisito para funcionar de forma operativa, el hecho de tener cerca a un iPhone, con el que tenía que estar vinculado.

El objetivo inicialmente era vender los dos dispositivos a los fans de la marca. Sin embargo, las malas ventas de los últimos años respecto a unidades separadas, hizo que las ventajas conjuntas fueran mucho menores de lo esperado. La solución, por tanto, ha sido la de separarlos.

De esta forma, la obligatoriedad de tener a los dos ya no existirá y el usuario de Apple Watch no tendrá por qué tener un iPhone de forma obligada, para disfrutar de las funciones bastante útiles de este smartwatch.

Ahora bien, estamos hablando obviamente del Apple Watch 3, por lo que los usuarios que ya dispongan del dispositivo probablemente no consigan esta funcionalidad ni siquiera por actualización. Pero si pensabas comprarte la nueva versión del reloj inteligente, este podría uno de los mejores motivos para hacerlo.

¿Cómo se consigue esta independencia?

Para que el nuevo Apple Watch funcione de forma independiente, los desarrolladores han tenido que actuar sobre la conexión a Internet del dispositivo. Para ello se aplicará al menos a uno de los dos posibles modelos de reloj inteligente la conectividad LTE, que implica que el reloj estará permanentemente conectado a Internet.

Hasta el momento esta conexión se realizaba a través de otro dispositivo, es decir el iPhone. Ahora ya no será necesario contar con el teléfono móvil para que el reloj inteligente ejecute todas las funciones preinstaladas.

Obviamente, sin un iPhone el potencial completo del Apple Watch no va a ser exprimido de la misma forma. Pero al menos los usuarios tendrán la libertad de escoger entre un dispositivo o dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario