lunes, 29 de febrero de 2016

Llega la tarjeta eSIM y así puede cambiar el mundo


Ha sido anunciada la tarjeta eSIM con la colaboración (impuesta en realidad) de las operadoras para que en un periodo no superior a 2 años ya estén completamente implantadas. Esta nueva tarjeta sustituye directamente a la SIM tradicional porque se trata de un chip identificativo con el que la información del usuario está almacenada en la nube. De esta forma, podrá conectarse a cualquier dispositivo, no sólo el teléfono móvil, sino también su vehículo, su nevera, su televisión… El Internet de las cosas pasa por la eSIM.

Sin embargo, las ventajas tecnológicas que son evidentes no lo son tanto a nivel económico. Una de las consecuencias más inmediata ha sido la de analizar cómo afectará al roaming. Al existir la eSIM, no hará falta utilizar el roaming para realizar llamadas a nivel internacional, dado que el cambio de operadora puede ser a nivel local y de forma inmediata.

No obstante, estas consecuencias también afectan a nivel nacional. La reticencia de las operadoras se debía a que cuando exista la eSIM un usuario podrá, por ejemplo, cambiar su contrato a otra operadora de forma inmediata. La permanencia, tal y como se conoce hoy en día, así como la portabilidad, desaparecerán de los contratos con los usuarios.

Todas estas acciones se realizarán de forma inmediata gracias en parte porque la tarjeta SIM física no existirá. Esa acción que todos los usuarios conocen de tener que recoger una nueva tarjeta SIM en un local de la operadora destino y cambiarla el día indicado por la SIM original será historia. El cambio se realiza al momento y todos los datos del usuario y de su teléfono móvil se gestionan de forma online.

A nivel nacional los cambios van a ser drásticos, pero a nivel internacional serán más importantes todavía. Las primeras pruebas con sistemas similares se han realizado con un Air Paid y los usuarios pudieron realizar cambios en su operadora en pleno vuelo sin problema alguno, ni trámites administrativos que retrasan la operación.

Esto a nivel macroeconómico afectará también al cambio de divisas. El pago por intereses al utilizar el roaming ha nutrido desde el sistema de telecomunicaciones al valor de cada moneda desde que esta tecnología existe. El comercio de divisas ante esta historia no ha presentado novedades, quizás porque en estos momentos están más preocupados con la devaluación del yen, la inflación (inexistente) del euro o el Brexit británico, entre otros factores. Los profesionales del forex trabajan con más solicitudes que nunca con inversores que están pensando a largo plazo cómo un mundo con eSIM podría afectar a su presupuesto. Ya queda menos para saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario